21.4.12

LA MARCHA ATRÁS

El gobierno presume cada día de la cantidad de iniciativas -es decir,estrategias, leyes, decretos- que está llevando a cabo en sólo cien días. Pero es que la cosa es muy fácil. Sólo han tenido que meter la marcha atrás. No es que estemos de lleno en una crisis, sino en una regresión como nunca hemos visto. Es como un golpe de estado, pero utilizando mecanismos pseudodemocráticos. Y digo 'pseudo' porque lo único que están haciendo es una devastación,un 'sprint' de acoso y derribo de todo lo que hemos ido construyendo en treinta años de democracia. ¿La estrategia? Muy fácil: meter la reversa y salir disparados marcha atrás. Veamos: Despido libre y flexibilización en todo lo relativo al trabajo, más horas de trabajo por menos sueldo, reraso de la jubilación, liquidación de la sanidad y la educación universal y gratuita, recortes dramáticos en investigación, desactivación de los sindicatos, vuelta a los tres supuestos del aborto con mayores controles, es decir, aborto clandestino; favoritismo para la escuela privada, o sea, religiosa,penalización al derecho de manifestación,liquidación -de hecho- de las autonomías, amnistía a los defraudadores, control de la televisión y radio públicas.... Eso sí, a la Iglesia Católica ni tocar. Siguen con sus prebendas y sus exenciones fiscales. Son los mimados del régimen junto a los bancos, a los que se van a inyectar 50.000 millones de euros más.¿No quedamos en que no había dinero? ¿A dónde vamos? A donde estábamos. El modelo de sociedad está muy claro, pues ya lo hemos vivido: Estado nacional-católico, sindicatos verticales, prohibición de reunón y manifestación, ley de vagos y maleantes, condena del adulterio, educación elitista, sanidad para el que se lo pueda pagar... Tal vez el divorcio lo mantengan porque ellos son los primeros beneficiados. Y también el sistema de partidos políticos para simular legitimación. Entre col y col lechuga. Alternan reformas de carácter económico con leyes que restringen nuestros derechos ciudadanos. ¿Qué tendrán que ver éstas con la crisis? Pero no, no es la crisis: es el modelo. Repito,¿a dónde vamos? A donde estábamos. Lo advierto por si alguien quiere ir haciendo las maletas.