8.4.09

LAS LOCURAS DEL CRECIMIENTO

En España, uno de los índices de aumento del PIB está directamente relacionado con el crecimiento de las glándulas mamarias, lo que parece que hincha el Producto Interior Bruto que da gloria. ¡Qué lástima! Ahora resulta que las operaciones bajan un 40% por la crisis y las clínicas están dispuestas a hacer rebajas con siliconas de segunda mano o de segundo seno.
´
Hoy salía en la tele una pobre chica desfondada porque había presentado la nómina de su novio al banco como garantía y ni por ésas. ¡Le habían denegado el micro-crédito! Muchas mujeres del mundo, con senos escuálidos, obtienen microcréditos para poder comer ellas y sus hijos, pero aquí los dineros sirven para que el novio se lo pase pipa con las ubres de la chica. ¡Bendita crisis! El decepcionado amigo tendrá que conformarse con una muñeca hinchable.
Pensar que cuantas más implantaciones de silicona, de muchas complacientes novias, más crece nuestra riqueza nacional, me hace seguir pensando que habría que revisar los conceptos que cuantifican el PIB. ¿Se atreven? ¿O sólo se trata de ser más y más ricos para estar en todos los encuentros "G": G-20, G-8, G-X?
CASANDRA

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Victoria,

el entreguismo de las mujeres a la estética corporal y al consumismo inherente que conlleva, ¿se explica sólo por el modelo patriarcal de sociedad o hay algo en la psique femenina que lleve a ello?

Nunca lo he entendido, quizá porque soy hombre, claro.

Saludos,
Manolo.

Victoria Sendón de León dijo...

Hola, Manolo; yo creo que la estética tiene que ver con los modelos, y los modelos los impone la cultura. Ahora tenemos una cultura muy televisiva (y sin duda machista) que impone esos modelos, que la gente más débil acata con pasión. Chicas y chicos.
Otra cosa es que las mujeres tengamos una tendencia a buscar esa estética tal vez más que los hombres, pero en muchos casos sólo se debe a la propia inseguridad y a la necesidad de agradar y de ligar. Por otra parte, también es muy natural. Tanto las hembras como los machos de otras especies despliegan sus mejores encantos para aparearse. Todo está mezclado.
Lo de hoy también tiene un componente de consumismo promocionado por el capitalismo rabioso, que consigue lo que quiere por la falta de criterio de la gente. El único remedio, como siempre, es la educación. Un saludo.

Ramon dijo...

Hola Victoria,
¿La educación incluye o afecta a la sensatez? ¿O te refieres a otro concepto de educación diferente al actual? Es que para alguien con las "necesidades básicas" (entiendo comida, vivienda, etc.) cubiertas y con educación puede que el gran drama/problema del momento sea su estética. Por desgracia el problema principal es que muchísima gente antepone estas necesidades no-básicas a las básicas. Y para mi esto, a parte de esa posible falta de educación, es ausencia de sensatez. A lo mejor más que “Educación para la ciudadanía”, que también, se necesita “Educación para la sensatez”.

Saludos de un exalumno

Victoria Sendón de León dijo...

Hola, Ramón; he tenido tantos alumnos que ahora no te puedo localizar, pero me alegro de que me hayas localizado tú. ¿O eres el Ramón de La Sénia?
No me refiero a la educación tal como ahora existe, que no es más que una domesticación inútil para las personas y muy útil para el sistema.
La sensatez o buen criterio sería lo más importante a conseguir, desde luego. Creo que faltan auténticos maestros y maestras que sean capaces de saltarse los programas y los métodos al uso. Pero ¿quién forma a los maestros?
That is the question.

frantic dijo...

Si no fuese porque el tema es bastante serio, casi me echaría a reír.

Coincido con Ramón en que cada persona establece sus prioridades según las necesidades que tenga cubiertas pero me parece una pasada que en pleno siglo XXI haya mujeres dispuestas a empeñarse hasta el flequillo sólo para que sus novios o maridos las vean más guapas. Es como en esos anuncios de cierta red de clínicas de cirugía estética en las que sale la chica contando lo mucho que necesitaba operarse y el novio diciendo: "qué contenta la veo desde que se ha operado". A veces me pregunto quién es, realmente, quien necesita operarse y de qué.

Eve Gil dijo...

Querida Victoria: Extraordinario blog. Lo enlacé con el mío: www.trenzamocha.blogspot.com
Un besazo

isabel dijo...

Hay quienes se operan los pechos, hay quienes llegan a la anorexia o la bulimia, hay quienes toman cualquier tipo de sustancia para aumentar la musculatura, hay quienes se dan la paliza en el gimnasio, etc., etc.

El mal llamado culto al cuerpo no es cosa sólo de mujeres, afecta a unas y a otros. Muchas y muchos quieren conseguir cuerpos que se nos muestran perfectos gracias a herramientas tipo photoshop.

Ramon dijo...

Si Victoria, soy el de La Sénia (aunque actualmente vivo en Barcelona).

Saludos.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con Isabel, actualmente el culto al cuerpo es propiedad de ambos géneros. Las operaciones estéticas pueden cubrir su función, no creais. Es normal que una mujer que apenas tenga pecho quiera tener algo, no necesariamente para agradar al "varon",sino a ella misma. Llevamos decadas arreglandonos los dientes (no solo por salud) y nadie ha dicho nada, pero como las tetas son un simbolo sexual pues todo el mundo a escandalizarse............

Ni tanto ni tan calvo.

Nacho, Oviedo.

Anónimo dijo...

Pues sí, hoy se depilan tanto o más ellos que ellas, porque la moda lo impone y los pelos huelgan. Supongo que la belleza está en otra parte, al ser un concepto manipulado por las teles la subjetividad se aviene o trata de avenirse a la objetividad irreal y de ahí las chapuzas restantes. Y sí, se echa de menos maestr@s capaces de saltarse las reglas del juego y crear otras diferentes, críticas, afectuosas e inteligentes.

isabel dijo...

La belleza no tiene nada que ver con la gran mentira que nos intentan colar a través de la pantalla del televisor. La belleza en su esencia no puede basarse en la falsedad ni en la imposición de un único canon cuya finalidad es, además de fomentar la política de mercado, contribuir con el resto de entramado para anular el criterio propio de cada cual.

Victoria Sendón de León dijo...

Hola, Ramón; me alegro de haber vuelto a encontrate aunque sea en el ciberespacio. Espero que la vida se porte bien contigo y tú con ella. Abrazos.