24.6.07

MATERNIDAD LIBRE

MATERNIDAD LIBRE

Todas esas apasionadas soflamas a favor de la vida de los niños no nacidos, de los hijos asesinados y hasta del alma de los inocentes, suelen lanzarlas, en muchos casos, gentes que no muestran compasión alguna por los torturados en Guantánamo, los desgraciados que se pudren en Abu Grahib, los miles de contaminados por el VIH sin posibilidad de medicamentos, los otros niños famélicos de África, los refugiados (millones), los ejércitos de mujeres prostituidas por proxenetas sin corazón ni humanidad…. Los males serían ingentes, pero no, la jerarquía católica tira a matar contra la libertad de las mujeres: es su principal “obsexión”, el fundamento intocable de su moral.

La última perla vaticana ha sido el boicot contra Amnistía Internacional, debido a que esta organización ha tomado partido por apoyar el aborto en casos de violación, de incesto o de riesgo de la vida de las madres. Qué cuestión tan palmaria ¿no? Pues no, no señora, una mujer violada tiene que parir el fruto de su vientre sí o sí (como si fuera una vaca); una mujer gestante tiene la obligación de morir antes de que muera el feto; una mujer debe ser castigada con penas de cárcel o lapidación si se atreve a abortar en cualquier circunstancia o bajo quién sabe qué riesgo… Seamos objetivos: es monstruoso. ¿En qué lugar de los evangelios se dice algo parecido? ¿Cuándo Jesús habló de algo tan primario y "natural" como el sexo? Pero hay algo que ya una inmensa minoría tenemos muy claro: esta llamada Iglesia Católica nada tiene que ver con el “movimiento de Jesús”, que fue el cristianismo primigenio, y sí con aquella “religión del Imperio” inventada por Constantino a partir de la conspiración de la “secta de los obispos”, con Osio de Córdoba como asesor áulico, y como amanuense, Eusebio de Casarea. Es todo un montaje de poder que perdura. Eso no quiere decir que no pertenezcan a esa iglesia gentes de buena voluntad, pero que todavía no se han dado cuenta del gran fiasco.

Propongo que jamás las mujeres feministas volvamos a hablar del aborto, que no es más que una de las opciones posibles de un concepto mucho más amplio: MATERNIDAD LIBRE. Es lo único que tenemos que reivindicar, en positivo. Nadie puede exigirnos que una mujer deje de ser libre en uno de los aspectos más decisivos e importantes de su vida: ser o no ser madre. Justo es ahí donde la Iglesia Católica (y el resto de ellas) nos niega la capacidad de elección. ¿No es tan importante y fundamental la maternidad? ¿No es indispensable el ejercicio de la libertad para actos tan cruciales? Sin embargo, jamás han clamado contra el violador ni contra el padre incestuoso.

Bien, ya imagino al purpurado de turno con voz campanil, argumentando que nuestra libertad acaba donde empieza la del otro, en este caso se supone la del feto. Pero el feto no ha elegido nada de eso, es un elemento pasivo que posiblemente, si pudiera elegir, no vendría a este “mundo cane” ni en broma. Si hablamos de derechos, ¿cómo primar el derecho de un feto sobre el derecho de una mujer en plenas facultades? “Ah, es que ese feto posee un alma inmortal”. Pues por eso, ¿qué necesidad tiene de un cuerpo concreto? Ya vendrá en otro si quiere. Y como dicen los budistas: es posible que en esa reencarnación eligiera ser un feto sin llegar a nacer. Todo son despropósitos.

Lo único cabal, sensato y “caritativo” es que ninguna mujer tenga que sacrificar su propia vida por la imposición de la voluntad violenta de otros ni de la primacía de existencia de un feto. Pero los purpurados, si pudieran, eliminarían a las mujeres de la faz de la tierra, y con ellas el origen del mal. Mientras tanto, a tenerlas bien sujetas a su destino animal, a su destino de hembras. ¡Que no puedan volar! ¡Que no puedan ser libres!

Cuando hablo de MATERNIDAD LIBRE no estoy abogando en favor de esas descerebradas que abortan a cada rato porque su chico no quiere ponerse el preservativo o porque simplemente saben que pueden hacerlo. Por eso, yo no reivindico el aborto, que lo puede llevar a cabo cualquier insustancial. Yo apuesto por la MATERNIDAD LIBRE, que nos exige una formación y categoría personales como requisito previo para ser mujeres libres. MATERNIDAD LIBRE para que esas pobres mujeres que no lo han sido para concebir una nueva vida puedan elegir si quieren ser madres o no. Simplemente.

Otra cuestión sería: ¿quién debería responder ante esta epidemia de descerebre que nos invade? ¿No creen los purpurados que la "Educación para la ciudadanía" podría contribuir en algo a una mayor responsabilidad en esas jóvenes ciudadanas, en esos chavales fogosos y primarios? Pues no, tampoco. También esa iniciativa hay que boicotearla: todo aquello que no sea cavernícola. Todo lo que signifique libertad. Más aún si se trata de libertad para las mujeres.

CASANDRA

9 comentarios:

Anónimo dijo...

si es que estos curas son la ostia. Como ven q ya no son lo q eran, la emprenden como los cobardes, atacando a las emociones más sutiles. q se jodan(perdón, pero hoy estoy malablada, la iglesia me hace q lo esté, me siento mutilada por ella y me di cuenta tarde, ahora tengo 47 años, quien me resarce a mi de todas las mentiras q me contaron en mis tiernos años y q me hicieron sentirme culpable ante tantas cosas sin importancia?)

Lau Fu dijo...

Totalmente de acuerdo, tenemos que abogar por la maternidad voluntaria, para que cada mujer pueda tomar decisiones sobre su cuerpo sin ningún tipo de coerción (ni legal, ni social, religiosa o económica).

Dinia dijo...

Maternidad libre, si!!!
Y mucha educación, porque sin esto no se les enseña a las mujeres a que pueden elegir no ser tratadas como simples "encubadoras". Yo se que suena muy feo, pero a veces nos tratan así.

Saludos

frantic dijo...

Me temo que ese descerebre del que hablas es más que una epidemia.

Como decía Schiller: "Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano."

Un abrazo y enhorabuena por tu blog.

Siempre es un placer leerte.

tere molla dijo...

Querida Victoria:
Tu lucidez me apabulla. Soy delas que tuve que elegir y de eso hace años y nunca entendí porqué mi vida era inferios a la de algo que todavia no era nada.
Afortunadamente ya no era creyente, pero en esa etapa en la que tuve que tomar la elección(hace aproximadamente 20 años) lopasé francamente mal.
Hoy me siento solidaria absolutamente con todas aquellas mujeres que reivindica(mos) el derecho a ser madres si lo deseamos, pero no oir que nos lo imponga la derecha, la iglesia o la familia.
No. No quiero ser madre para nadie. Ni paralaiglesia, ni para el patriarcado, ni para nadie. Sencillamente no quiero ser madre y reivindico mi derecho a elegir. Y elijo no ser made me parece una opción tan válida como la de serlo, pero exijo respeto a mi opción como yo respeto la opción de la materniad.
Un beso.
Tere

Victoria Sendón de León dijo...

Gracias por vuestros comentarios a pesar de los calores, las vacaciones y todo eso. Un saludo cordial y veraniego de CASANDRA

MACHISTA dijo...

A veces nos espantamos viendo en las noticias un asesinato causado por plata, por amor o por una simple pelea.
Soy ateo hasta la medula y no creo en la moral pero si en la etica y nada me parece menos etico que matar(abortar)a nuestro hijo, y si sientes que no es tu hijo por estar aun dentro de tu estomago(aunque tecnicamente ya tenga vida puesto que esta desarrollandose a nivel celular)¿Crees que acaso no lo llegarias a queres mas que a nada en el mundo? La respuesta es probablemente afirmativa.
En fin las que abortaran nunca podran salir de esta duda si es que lo hacen.
Que lo hagan o no a mi no me va ni me viene, que lo legislen o no no me importa en absoluto. Pero personalmente lo encuentro patetico.
Por ultimo encuentro que dar en adopcion a un hijo que no vas a poder criar debido a problemas economicos o personales es una salida noble.
Pero ASESINAR(asi en mayusculas)a tu propio hijo es abominable.
Cada cual en lo suyo y estos son temas en que cada uno decide como se le ocurre, pero este discurso "bondadoso",
"igualitario" y "tolerante" de los de mentalidad moderna y liberal de nuestros dias esconde una cara completamente ambigua en sus discursos.
En sintesis, con el ejemplo del tema en cuestion:
Ustedes, en general, dirian que un asesinato es inaceptable puesto que no somos quienes para matar, pero un aborto es cosa de cada uno.
En fin, cada loco con su tema.

Saludos

Anónimo dijo...

BIEN ESTÁ LO DE LA MATERNIDAD LIBRE ¿ Y LA PATERNIDAD? ¿ NO DEBE SER LIBRE TAMBIEN? ¿ PORQUÉ UNA MUJER PUEDE CONCEBIR SIN CONSENTIMIENTO DEL PADRE PERO ESTE NO PUEDE OBVIAR EL HACERSE CARGO DE LA CRIATURA Y TIENE QUE ASUMIR UNA PATERNIDAD IMPUESTA? ¿ OBLIGACIONES SIN PREVIO DERECHO A DECIDIR? ¿ ES ESTO FEMINISMO?

pancho dijo...

Hola, bueno este dilemico problemita de abortar o no abortar se resolveria con la simple toma de conciencia de lxs involucradxs en cada caso; No podria condenar a una mujer ke aborta, en ningun caso, es un tema totalmente intrinsico a cada ser, pero si considero fundamental aprender a asumir cada desicion; por ejemplo: en el momento que una pareja decide follar sin preservativo asuman desde ya el peligro a producirse un embarazo y, por lo cual 1)someterse a un asqueroso y falso "medico" o tratamiento quimico de aborto, que en la mayoria de los casos, si no eres alguien de dinero se convierte en algo realmente traumatico y 2) traer un nuevo ser a este mundo... es solo cosa de tomar conciencia de las acciones que ejecutamos dia a dia simplemente; Nadie es inocente; somos responsable de la mayoria de cosas que nos suceden. La iglesia claro que influye en el adormecimiento de las masas, claro esta, pero ya no estamos en tiempos de ingenuidad; este mundo nos la ha secuestrado. Eso. Ah y una frase de Casandra que No comparto "una mujer violada tiene que parir el fruto de su vientre sí o sí (como si fuera una vaca)---Acaso las vacas deben someterse al abuso? porque obvias tan brutal y facilmente eso? no me gusta nada tu antropocentrismo; Todxs somos animales que anhelamos la libertad, cada cual con su modo particular de demostrarlo. Ojo con eso.
Liberacion Animal-Humana y de la Tierra.