29.8.06

YO, GRAN SIMIA

YO, GRAN SIMIA

No hay duda de que los grandes simios han mejorado ostensiblemente su situación desde que el Gobierno de España promulgó una ley que les brinda protección, respeto, y un trato de acuerdo con su cercanía a lo humano. Me parece perfecto, ya que es una vergüenza el maltrato, la cacería desalmada y la utilización de esos animales por parte de estos otros, homo sapiens, creo que nos llaman, ¿no? Qué risa, ¿a quién se le ocurrió el nombrecito de marras?
Uno de los puntos más interesantes de la nueva ley es la obligación de respetar el hábitat y el entorno natural de nuestros parientes, que necesitan árboles, lianas, bayas, agua y verde, mucho verde, para sobrevivir tranquilos en su medio. Ojalá se cumpla escrupulosamente este punto, ya que la destrucción del propio ecosistema impide la supervivencia de cualquier especie. La verdad es que me dan envidia, auténtica envidia, y me encantaría promover una ley semejante para los sapiens. Yo estoy empezando a sentir, en lo más profundo de mis genes compartidos con los grandes simios, el 99%, un despertar salvaje que me lleva a lanzar terribles gritos y a golpearme el pecho de modo iracundo cada vez que diviso una grúa, cada vez que sobrevuelo la desertizada Península Ibérica, cada vez que huelo de cerca un “promotor”.
Precisamente, en un vuelo de Barcelona a Málaga, en el que podía contemplar a vista de pájaro las tierras pardas y quemadas que jalonan nuestras latitudes, nos repartieron una revista, aifoscosta, de pornografía urbanística. Profusión de fotos de promotores comiendo con políticos, inaugurando colmenas de cemento, firmando convenios y contratos en hoteles de lujo. Y lo peor: los proyectados o ya construidos campos de golf, como una red de urbanizaciones de “alto standing” en donde lo de menos es el green, y lo de más, el otro green de los billetes que corren de mano en mano, de subcontrata en subcontrata, de alcalde en alcalde, de concejal en concejal, de banco en banco: “turismo residencial” lo denominan. ¡Más ladrillo!
En Andalucía están pendientes de aprobación, por parte de la Junta, unos 160 campos de golf con sus correspondientes macrourbanizaciones, que ya van trepando desde las costas esquilmadas a las montañas por esquilmar. Estoy esperando ese momento definitivo. Si realmente los aprueban, me declararé “gran simia” para disfrutar de un poco de verde, de un poco de naturaleza, de un poco de vida. En España hemos sobrepasado el punto de no retorno: no hay más que verla desde arriba. Lo malo es que estamos en manos de los políticos, que están en manos de los promotores, que están en manos de los bancos, que están en manos del gran capital financiero. A eso lo llaman “desarrollo”. Yo, gran simia, lo llamo involución, destrucción, barbarie.
Propongo que, si los políticos se han profesionalizado como tales porque viven de la política, sea obligatorio para acceder a esa profesión, aprobar con nota unas oposiciones, cuyo temario comprenda conocimientos serios sobre urbanismo a la medida humana, ecología profunda, la caída del Imperio Romano, economía distributiva, sentido común, la vida de san Francisco de Asís, la evolución desde el “homo antecesor”, causas inmediatas de las psicosis furiosas, la rebelión de Espartaco y la ética desde Aristóteles a Kant. Mientras tanto, me declaro GRAN SIMIA.
CASANDRA

6 comentarios:

Montserrat Boix dijo...

Como siempre en tus reflexiones... genial, maestra.

besos

montse boix

Anónimo dijo...

Inteligentísimo modo de hacer ver cómo se gestionará la "Tierra", si la falacia tortuosa del Proyecto Gran Simio, entrando como "Proposición de Troya no de Ley" en los Parlamentos de los Estados, obtiene el respaldo para que los nuevos gestores ONG-urbanisticos internacionales de santuarios y selvas para simios, decidan el destino de los territorios conquistados con la idea "globalizacion" en nombre y representacion de los intereses de animales "oprimidos".

Salud!!
MªJosé Blanco Barea

Anónimo dijo...

El Proyecto Gran Simio es una importante iniciativa internacional impulsada, entre otras científicas, por Jane Goodall para proteger a unos seres muy cercanos a nosotros psicológica y genéticamente. Este Proyecto es un primer paso para ayudar a unas criaturas que están al borde de la extinción, torturadas en laboratorios y maltratadas en circos. Las Declaraciones de Derechos Humanos nos han reconocido, a los animales humanos, el derecho a no ser asesinados, a la libertad, a no ser torturados, etc. A los otros animales no les reconocíamos ningún derecho. Como gran simia perteneciente a la única especie a la que se reconocen derechos, quiero que esos derechos mínimos (a no ser torturado, a no ser asesinado, a vivir en libertad en un medio ambiente no destruido) se extiendan a otras especies, por eso me parece estupenda la iniciativa de adhesión al Proyecto Gran Simio.
En cuanto a nuestras propias necesidades de vivir en un medio ambiente saludable, totalmente de acuerdo con la crítica de Victoria Sendón a la urbanización salvaje que está destruyendo nuestro entorno.
Alicia Puleo

Mulheres Rebeldes dijo...

Casandra, comparto contigo ese despertar salvaje.
Hace unos meses estaba en Recife, nordeste brasilero, y veía unos carísimos edificios que dividían una zona de clase media alta y una clase baja. obviamente esos ladrillos empilados revestidos de plástico haciendo gala de milones de reales, le quitaba la vista al mar a los pobres.
Lamentablemente, no solamente les quitan la vista, también la comida y muchas veces la dignidad, también le bajan el salario.

El último día de un encuentro al que participé, pasamos con un auto por ahí y al verlo afloró mi voz salvaje - si tuviera dinero, traería una grúa para derribar este edificio.
Las mujeres que estaban conmigo en ese momento me miraron con cara de pregunta.
Por suerte hay otras salvajes en otros lugares de la tierra.

cariñosamente
mariana pessah, desde porto alegre - brasil

Vemod dijo...

Llegué por accidente a tu blog y he adorado tus escritos. Las referencias a Casandra, la mujer que no podía hablar del futuro pese a descifrarlo con los ojos... Me encantaron, pese al destino gris que castiga a las féminas lejos de las bellezas prefiguradas por miradas masculinas reduccionistas.
Brindis!

Wilma dijo...

Y así lo ven en Aljazeera
http://english.aljazeera.net/NR/exeres/0EE30E43-B137-417C-9FA4-E629E849E7DC.htm?idpage=2