31.12.09

LAS CASTAS



Tengo una muy buena noticia para el Nuevo Año: el mundo tiene arreglo. En realidad es muy fácil. Lo que pasa es que a lo largo de la Historia patriarcal se han ido asentando tres castas que son las que lo han distorsionado todo, las que han mantenido el mal en el mundo a favor de sus propios intereses.
El engaño ha sido perfecto, porque estas tres castas representan precisamente a la élite que tendría que impulsar el devenir humano hacia la excelencia. En primer lugar, la casta religiosa, de la que cabría esperar que ejerciera de consuelo espiritual, apoyo moral, compasión activa, sabia orientación y amor desinteresado hacia todos los hijos de un dios que ellos dicen representar. Mire, compare….
En segundo lugar, la casta empresarial, esos audaces pioneros, emprendedores, de espíritu aventurero y arriesgado cuya misión sería la de promover la riqueza y el bienestar material de unos usuarios y consumidores que les retribuirían de acuerdo con su bien hacer y competencia profesional. Mire, compare…
En tercer lugar, la casta política, ese cerebro organizador de todo lo demás, llamada a ser intermediaria entre la ciudadanía y los bienes y recursos, el capital cultural, la investigación científica, los derechos y libertades, las leyes y la armonía social, la felicidad posible de unos humanitos que no hemos venido a este mundo para sufrir precisamente. Mire, compare…
Total, que estas tres castas nos lo están poniendo cada vez más difícil. Yo no digo que el resto seamos mejores que ellos, lo que digo es que aquel o aquella que sienta la llamada del liderazgo, que, por favor, se exija mucho más que los simples mortales, y, sobre todo, que les exijamos nosotros mucha más calidad humana y competencia práctica. Sólo sería cuestión de mantener el poder sobre los filtros de acceso, así como de los resortes de exclusión inmediata en caso de falta o error. Estas tres castas deberían estar formadas por lo más selecto y generoso de la especie humana. Y, sobre todo, dejarían de ser castas para pasar a ser elegidos servidores de la gran familia humana.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

amen¡

Elena dijo...

Yo creo que también está la casta judicial.Todos los días leemos barbaridades dictadas por los jueces en este país y siempre parece que no nos queda más remedio que aguantarnos porque "ellos sólo aplican la ley". Sin embargo es obvio por las muchas noticias que aparecen en los medios de comunicaión que esto no es cierto. En un país civilizado a alguien como Díaz Ferrán se le expropriarían sus bienes para compensar a la gente que ha estafado a través de Air Comet (por ejemplo, podría vender Viajes Marsans y pagar las compesaciones con ello)pero ésto no pasará. Seremos los ciudadanos de a pie quienes, con nuestros impuestos, pagaremos la compensación a los estafados.

Victoria Sendón de León dijo...

No sé qué está pasando con los comentarios, me llegan a mi correo, pero no se publican en el blog. ¡Ya estamos con los duendes traviesos!CASANDRA

isabel dijo...

Creo que desde que cambió el diseño del blog tiene habilitada la función para moderar los comentarios, para que se publiquen directamente debe cambiar la cofiguración.

Anónimo dijo...

Your blog keeps getting better and better! Your older articles are not as good as newer ones you have a lot more creativity and originality now keep it up!

Hokke dijo...

Sí, francamente sencillo ;).

Me ha gustado.

Adriana dijo...

Hola me encanta lo escribe y su mirada sobre lo inmanente de lo sagrado fememino. Yo soy artista plástica y me encantaría que viera mi obra en mi pagina web www.nanazuleta,com hay una serie que llame "anima" que busca recuperar lo sagrado fememnino... quisiera saber si hay algun animal que represente la naturaleza sagrada femenina... para trabajarlo en mis cuadros y esculturas. Gracias de ante mano.

Leire Saitua Iribar dijo...

Pues va a ser que servidora está en las 3, o sea, que tiene mucha casta. Y, por favor, sin exigencias: liderar, lo que se dice liderar... como nuestra amiga el día de su boda: "y tu, fulanita, te comprometes a estar en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza, etc." y abrumada responde: "Haré lo que pueda".

Está claro que el abusón mediocre no se retira, así que será mejor que el resto, nos incorporemos a la plaza, a torear con la res pública, y hagamos lo que podamos, que a peor no va a ir la cosa.