27.12.06

EL OTRO CABALLO DE TROYA

EL OTRO CABALLO DE TROYA

No sé si es que estoy aquejada de una paranoia aguda o si hago bien en no perder de vista al caballo de madera de los aqueos, pero el pasado 17 de diciembre me desayuné con una portada periodística que me dejó estupefacta para el resto de la jornada. Algo así como “a instancias de los conversos musulmanes españoles, Arabia Saudí financiará la segunda mezquita más grande de Europa en Córdoba, cerca de Medina Azhara…” No sé si con la primera se refieren a la Mezquita Azul de Estambul…, pero en todo caso da igual. La cuestión es que van a construir un gran centro de peregrinación islámico en el corazón mismo del antiguo califato: en Córdoba. ¿No resulta, al menos, sospechoso?
¿Quién vende esos terrenos? ¿Quién los compra? ¿Quién da los permisos de construcción? ¿Quién es tan estúpido como para frotarse las manos con la posibilidad de que Córdoba se convierta en un foco de atracción para turistas forrados de petrodólares, como se decía antaño? Jeques, príncipes, ayatolás, mulás, morabitos, casas reales y séquitos de las mil y una noches…., Marbella a lo bestia. ¿Qué político ingenuo sueña con inaugurar semejante maravilla, con ponerse las medallas del acontecimiento del siglo? En este posible evento yo no veo más que otro “caballo de Troya”, como aquel que llegaba a la ciudad amurallada con la noble intención de rendir culto y dar gracias a un dios olímpico, a un tal Poseidón por cierto. Sólo Casandra supo intuir la astucia tramposa de Odiseo, pero ¿quién de entre los piadosos troyanos podía oponerse a que se venerara a los dioses con inocentes cultos y oraciones? Sin embargo, aquella loca agorera mesaba sus cabellos y lloraba el fin anticipado de su ciudad.
Cuando comenté con una amiga el peligro que esto suponía, me dijo lo que el sentido común afirmaría: que mis recelos suponían reconocer que el Islam es más peligroso que la Iglesia Católica. ¡Claro que sí! Por supuesto que ahora mismo es mucho más peligroso el Islam que la Iglesia Católica, que lo fue en el tiempo de las cruzadas o de la Inquisición. Ahora sería impensable un Estado teocrático católico, salvo el Vaticano, pero no así sucede con el Islam.
No entiendo cómo a muchos progres les parece estupendo eso del Islam y encima van y se convierten. Bueno, sí lo entiendo. Total, ellos no tienen mucho que perder, porque cuando una civilización entra en recesión somos las mujeres las que retrocedemos todo lo avanzado, pero al hombre interesado en el poder se .le brindan más oportunidades, al menos en la familia, en la que puede ejercer de señor absoluto, y más si es polígamo. Que el secretario general de la federación de “conversos españoles” sea secretario, a su vez, de organización de Izquierda Unida, no lo entiendo del todo; pero que la abogada "conversa" de la entidad sea una señalada militante del PSOE…. me deja sin sueño. (R.M. Rodríguez Magda: “La España convertida al Islam”. Áltera. P.35)
Sigo insistiendo en que el Estado aconfesional está cuajado de trampas, sobre todo para nosotras. Por eso es el movimiento feminista el que, una vez más, tendrá que abanderar la marcha lúcida hacia un Estado laico, que impida de raíz aventuras de multiculturalismo patriarcalista. En ellas, la diversidad constituye un simulacro que esconde la identidad de origen. ¡Ojo al caballo!
CASANDRA

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Victoria...

Gracias por tu blog, que me hace dudar tanto, y me muestra tantas puertas abiertas...

Un abrazo feminista

walada dijo...

yo propongo q se dedique la Sierra Morena, la sierra de mi Córdoba, a la veneración de las diosas madres de la prehistoria de la humanidad, que además de inofensivas y simpáticas, eran compedio de sutilezas imnatas a la mujer y a la magna abundancia q representa, con esos pechos y vientres fantásticos y oronditos... Cada encina, cada riachuelo, un satuario a la vida una mirada a La Diosa. Eso si q sería un culto en el cénit de la espiritualiad y en sintonía cn todos seres vivos sin exclusión, y no el tongasso de las religiones que circulan hoy día por nuestra sufrida Tierra.
Aprovecho para saludarte muy afectuosamente Victoria.

Débora dijo...

Excelente advertencia, se la pasaré a todos mis contactos; la inmensa, inmensa mayoría de ellos son correos de mujeres o chicas, ya tengo casi 600.