14.11.06

LA ALIANZA DE CIVILIZACIONES

Señor Zapatero, señor Presidente, ¡en qué lío nos va a meter! Ya sé que lo tachan de ingenuo y cándido con esa vaina de la “alianza de civilizaciones”, pero a mí no me parece ninguna ingenuidad. A mí lo que me parece es una bomba. Que ¿por qué? Porque ya tenemos bastante con una como para aliarnos con alguna otra. Sí, que ya tenemos suficiente con una civilización como la nuestra para reforzarla con las ajenas.

Pareciera que a nuestro Presidente eso de las civilizaciones le parece algo estupendo, ya que civilización se le antoja como lo contrario de salvajismo, de enfrentamientos, de guerras, de irracionalidad. Pero no es así, con todos mis respetos. Es verdad que civilización viene de “civitas”, que significa ciudad y ciudadano, y eso de ciudadano parece un magnífico logro histórico reivindicado por la Ilustración y la Revolución Francesa, aunque la realidad sea muy otra. Es que cuando una es una mujer, eso de las civilizaciones se ve de modo muy distinto. Entre otras cosas porque Olimpia de Gouges fue decapitada en la guillotina por querer proclamar los derechos de las mujeres y de las ciudadanas. Claro que la categoría de ciudadanía no era un mero nominalismo, sino que implicaba el derecho de propiedad y el derecho a recibir instrucción. Ah, pillines, lo que no queríais era compartir la propiedad ni la competencia en el saber. Lo de la libertad, la igualdad, la fraternidad y la ciudadanía era sólo para los socios del club.

¿Cuál es nuestra civilización tan estupenda? ¿La civilización cristiana? Es decir, ¿esa que no tiene nada que ver con las enseñanzas del Cristo? La civilización de la Inquisición, del papado corrupto, de los clérigos corruptores, del oscurantismo del pecado, de la colonización depredadora, de la fe del carbonero y el secuestro de las conciencias. O bien, la civilización que ha redactado la Declaración de los Derechos Humanos pero no los cumple; la civilización que admite las guerras de sangre por petróleo; la que mira para otro lado en las masacres de Israel contra los palestinos…. ¿Y cuál es esa otra civilización tan maja de la que hay que ser amigos? ¿La de la “shariá”, que apedrea a las adúlteras? ¿la que mantiene secuestradas a las mujeres como propiedad de sus virtuales o reales maridos? ¿La religión que declara la guerra santa por unas caricaturas de Mahoma? ¡Venga ya! Déjeme de civilizaciones, señor Zapatero, que soy una mujer.

Para que a las mujeres se nos pongan los pelos de punta con esto de la alianza de civilizaciones, les recomiendo encarecidamente la lectura del libro “La España convertida al Islam” de Rosa M. Rodríguez Magda: no tiene desperdicio. Y a nuestro Presidente le diría que no debemos aliar semejantes civilizaciones, que la única alianza deseable es entre los civilizados y civilizadas. Las civilizadas y civilizados de diversos pueblos y naciones tendrían que llegar a un acuerdo más allá de sus propias civilizaciones, es decir, superando semejantes civilizaciones vergonzosamente patriarcales. Podrían llegar a una alianza siempre laica, feminista, ecologista, pacifista y, sobre todo, lúdica e inteligente. Otras alianzas más vale olvidarlas.

Yo no me alío con nadie para tener que autocensurarme, para tener que callarme ante los horrores propios o ajenos. Vaya, que no, que no me alío, que soy una mujer. Que no cuela. Por cierto ¿nos tendremos también que aliar con Obiang, que llega mañana a España y mantiene a su pueblo en una miseria abyecta mientras su familia vive en la opulencia más obscena? ¿Se va a aliar con Obiang, señor Presidente, para que los empresarios españoles puedan ir a esquilmar sin cortapisas la antigua Guinea española? ¡Qué majos estos empresarios! ¿Con quién están ellos aliados? ¿Con el capital, tal vez?
CASANDRA

3 comentarios:

walada dijo...

deseo: que Zapatero lea tu artículo a ver si le da remordimientos y se decide a facorecer a l@s q siempre fuimos perjudicad@s: mujeres, niñ@s y ancian@s. que no será, pero por lo menos q le de una colitis de remordimientos >:o]
sigo en tu estela Victoria, aunq en otro lugar y con menos peso q tú, luchamos en la misma trinchera, y eso me enorgullece.

malena dijo...

Holas, eso del primer párrafo, con la Olimpia de Gouges ha estado fenomenal, exacto, pero y ahora?, ahora que estamos en la segunda parte de la Ilustracion, en la Ilustración bis... qué clase de alianzas queremos las mujeres?, queremos tan solo ser socias del club?, coparticipar en esa libertad, igualdad, fraternidad y ciudadanía?...

yo me lo pregunto...
saludos

afines dijo...

Hola:
Tu artículo está muy bien.
Abre la mente y las opciones.
Con tu permiso he puesto un acceso directo en la página "elbalcóndeMerexilde" que espero no te moleste.

Saludos.